¿Cómo montar un buen equipo?

Aime Jacquet, seleccionador y entrenador de la selección nacional de fútbol de Francia decidió no convocar a David Ginola y a Eric Cantoná, los dos mejores jugadores franceses del momento, para la Eurocopa del 96. Dicha decisión le supuso un aluvión de críticas tanto por parte de la prensa como por parte de la afición. Lo que Aime buscaba con esta decisión era crear un equipo, no un conjunto de estrellas. Según sus propias palabras: "me he decantado por un grupo de jugadores que tiene una misma idea del juego." Dos años después ganaría el Mundial del 98 y otros dos más tarde la Eurocopa del 2000.

Por Manuel de Lorenzo, Lean Leader for HR en Airbus Group


Formar un buen equipo es tan importante como la idea que queremos llevar a cabo con nuestro negocio. Para ello hay que tener claro qué se necesita, cuáles son los objetivos a conseguir y cuáles son las limitaciones que tenemos como proyecto. No hay que olvidar que los equipos están formados por personas y que estas personas también tienen sueños, inquietudes y necesidades. Montar un negocio pensando en que, en cuanto pueda, contrato a gente y yo solo me limito ganar en dinero....es empezar a perderlo. No hay que olvidar el refrán que dice " El ojo del amo engorda el caballo"

 

Para empezar a montar tu equipo, si si, equipo y no solo empleados, hay que partir de una estrategia. Aimé Jacquet partió de una idea y luego diseñó un cuadro en el que habría unos actores, o en este caso jugadores, con unas responsabilidades muy concretas. Cada uno de ellos sólo no hace nada. La suma de todos ellos sin más, tampoco, pero todos ellos, entorno a una estrategia para la cual pueden aportar cualidades muy concretas, podrían alcanzar lo máximo. Retomando lo que decía anteriormente, hay que partir de una estrategia para la cual vamos a contar con unas personas con unas capacidades muy determinadas. 

 

Saber como seleccionar este equipo puede ser tan clave como saber dirigirlo, y una de esas claves es el talento. Tener al mejor para ese puesto en ese determinado momento. Ese talento no tiene porque venir de Oxford o Harvard, sino que simplemente tenemos que buscar el perfecto equilibrio entre lo que necesitamos y las aspiraciones de nuestro candidato. Si aspiramos a encontrar a esta persona en la mejor universidad, a lo mejor tenemos que tener en cuenta que tendremos que pagarle acordemente y es posible que no podamos permitirnoslo o que no hubiera encajado con nuestro equipo. No obstante hay mucho talento escondido por ahí y con el que muy probablemente podríamos contar si somos lo suficientemente abiertos y encima podemos satisfacer en cierta manera sus aspiraciones. ¿Hubieran podido satisfacer Ginola y Cantona sus aspiraciones si no hubieran tenido su ración de individualismo o gloria personal?

 

Para encontrar talento no debemos dejarnos llevar por los prejuicios, sino que tenemos que armarnos de paciencia, estar dispuestos a ganar tiempo, que no perderlo, en formar a dicho talento y, por último, estar dispuesto a perderlo! Muchas veces no seremos capaces de satisfacer todas las aspiraciones de dicha persona, por lo que es posible que quiera buscar alguna oportunidad fuera. No obstante, ¿no merece más la pena contar con una persona realmente válida durante dos años y que nos ayude a poner el negocio en órbita que tener a un mediocre por los siglos de los siglos? 

 

El talento muchas veces no tiene el aspecto que nosotros nos imaginamos. El talento a veces tiene forma de persona mayor de 50 años, de homosexual, de extranjero, de discapacitado o.....de mujer madre de 3 hijos! Lo que hay que tener en cuenta es que el talento, como el estudiante de Harvard, tiene sus necesidades y aspiraciones. La madre de 3 hijos a lo mejor puede querer un cuarto, pero el estudiante de Harvard a lo mejor quiere cobrar más o escalar puestos en un corto período de tiempo,y uno es tan legítimo como lo otro. La clave radica en aceptar esta realidad, en ser capaces de encontrar el equilibrio entre sus aspiraciones y las vuestras y en explicitarlas desde el principio. Si lo hacemos, con toda seguridad ayudaremos a crear un clima de confianza recíproca.

 

Cabe destacar que el talento puede no estar formado en lo que nosotros esperamos o no tener la suficiente experiencia en cierta materia. Sin embargo es curioso de ver como empresas prefieren esperar 6 meses hasta dar con su candidato perfecto cuando hubieran podido esperar solo 3. El tiempo que tardaba una persona menos experimentada en formarse en dicho puesto.

 

Por último señalar que el talento no son siempre lo que conocemos como cracks (Ginola y Cantona), sino gente buena cuya validez no se mide por sus notas académicas, salario previo o títulos, sino por su encaje en el puesto y equipo.



También puedes leer:


Escribir comentario

Comentarios: 3
  • #1

    Jose Lorence (viernes, 03 febrero 2017 03:11)


    Hi! Someone in my Facebook group shared this website with us so I came to look it over. I'm definitely enjoying the information. I'm bookmarking and will be tweeting this to my followers! Exceptional blog and excellent design.

  • #2

    Iona Cavalier (viernes, 03 febrero 2017 15:01)


    Hi there! This article could not be written any better! Looking at this article reminds me of my previous roommate! He constantly kept talking about this. I most certainly will send this post to him. Fairly certain he will have a very good read. Thank you for sharing!

  • #3

    Fallon Alcina (domingo, 05 febrero 2017 08:30)


    Hey there I am so thrilled I found your blog page, I really found you by error, while I was looking on Digg for something else, Nonetheless I am here now and would just like to say kudos for a fantastic post and a all round exciting blog (I also love the theme/design), I don�t have time to read through it all at the moment but I have bookmarked it and also added in your RSS feeds, so when I have time I will be back to read more, Please do keep up the superb jo.