Cuando tiras la toalla pero debes levantarte de nuevo

Se suponía que en este artículo tenía que explicar como era una startup weekend, pero lo siento, no puedo.  Como se dice vulgarmente, me rajé y salí de allí corriendo. Literalmente. Un fracaso, un tirar la toalla, abandonar. ¿Debo seguir adelante? Sin duda alguna sí. Tal vez este sea uno de los post más personales que he escrito, no es fácil hablar de los fracasos pero sin duda es un paso que debe darse para seguir adelante. Al fin y al cabo, de los errores también se aprende.

 

 

 

 

El viernes 16 de octubre por la mañana cogí un vuelo rumbo a Estocolmo para asistir a la que iba a ser mi primera startup weekend desarrollando un proyecto que tuviese que ver con el IoT. Cuando decidí apuntarme pensé que sería una buena ocasión para aprender cosas nuevas, pero lo cierto es que me sentía nerviosa porque es un tema que no domino. Después de un avión, un tren, el metro y una caminata de 10 minutos llegué al edificio de la zona universitaria donde se iba a celebrar el evento. Solo entrar, me entró el pánico: gente joven, sobradamente preparada, … ¿Habéis visto alguna vez The Big Bang Theory? Todos eran Sheldon y me sentí como la menos capacitada de toda la sala. ¿Qué hago yo aquí?

 

Cada participante tenía que exponer su idea en un minuto, luego la gente votaba la que más le gustaba y se montaban los grupos en función del número de personas interesadas en un proyecto u otro. Llegué a escuchar todas las ideas pero cada vez sudando más y respirando más rápido. En el momento de la votación,  miraba la pared con todas las propuestas y miraba a mi alrededor, no veía a nadie y veía a todo el mundo. ¿No me gustaba ninguna o no era capaz de ver más allá? Cada proyecto debía tener como mínimo 3 participantes pero yo no me vi con fuerzas de juntarme con ninguno. Quería esconderme y ser muy muy muy pequeñita para que nadie viese que estaba allí. Ataque de pánico y de ansiedad.

 

Salí de allí corriendo. Y mientras corría, en el interior de mi cabecita, sabía que había hecho mal y que debería haber aguantado. Por esta vez quedamos Pánico 1- Yo 0.

 

Tal vez hayas pasado por una situación similar. Tal vez no. Según La Sociedad Española para el estudio de la ansiedad y el estrés, un ataque de pánico es una reacción de ansiedad muy intensa, acompañada de la sensación de falta de capacidad para controlar esta reacción, e incluso la convicción de que uno puede llegar a morir en ese momento. No es la primera vez que sufro ansiedad y tampoco creo que sea la única que ha salido de un lugar corriendo. Pero lo cierto es que salir de allí no me hizo sentir mejor.

 

En el VII Congreso Nacional de Ansiedad y trastornos comórbidos que se celebró el año pasado en Barcelona, se indicaba que alrededor de un 40% de los españoles sufren ansiedad y este motivo provoca un absentismo laboral del 10%, lo que supone 7 puntos más que la media europea. La crisis económica - y pérdida de ingresos - se señala como la principal causa de estos datos. Pero todavía hay un dato más curioso: ¿a qué tipo de personas afecta? Principalmente los parados, las amas de casas y los trabajadores autónomos. Está claro que ser autónomo en España no es tarea fácil, pero tampoco es imposible. Al final, de lo que se trata es de aprender a gestionar estos sentimientos, algo tan importante como gestionar tu negocio propio.  


¿Qué hacer para gestionar estos sentimientos?:

Cuando alguien empieza un proyecto no piensa que algo puede salir mal, pero puede ocurrir. Al igual que uno se prepara y analiza, marca una estrategia y realiza un plan de acción, debe estar igual de preparado para afrontar que las cosas no han ido como uno se esperaba.

Es tal vez un consejo típico pero no siempre es bien seguido. Hay quien tropieza con la misma piedra dos y hasta tres veces. Es importante asumir los errores pero es más importante aprender de ellos para no volver a cometerlos.


No te recrees en tus propios errores. Asume la responsabilidad y aprende de ellos para continuar.

O lo que es lo mismo, quiérete a ti mismo. Todo el mundo ha afrontado algún fracaso en su vida, hasta los que dicen que nunca han cometido errores. No te compares, no dudes de tus posibilidades y, sobre todo, intenta mirar el vaso medio lleno en vez de medio vacío. Rodearse de positivismo, suele ayudar para ver las cosas desde otro punto de vista.


También puedes leer:


Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Eva Olsson (jueves, 03 diciembre 2015 07:51)

    Que bien escrito! Y valiente hablar de esas cosas. Creo que en ataques de ansiedad no es el ataque que es la problema, es el secreto sobre el ataque, que no hablamos y por eso muy bien escrito!

  • #2

    Lidia (viernes, 18 noviembre 2016 22:39)

    Muy interesante la verdad. Hay situación que no sabes porqué, pero te bloquean. Lo importante como dices es seguir adelante.