"Este proyecto puede ser un puente para conectar personas y mejorar vidas"

Fernando Grajeda, fundador de Bena'm&Co



Pese a su juventud, Fernando es un hombre de mundo y muy comprometido. Barcelona, Londres, Santiago de Chile o su viaje a la India han ido definiendo su personalidad, su forma de hacer y su forma de afrontar la vida. Un camino que le ha  llevado de vuelta a su Guatemala natal para poder desarrollar el proyecto Benam&Co. Un proyecto que mezcla futuro, tradición e ilusión bañado con grandes dosis de color y alegría. Con una visión y misión ya definidas, sabe muy bien de dónde viene y ahora también a dónde va. Un proyecto interesante y sobre todo diferente de lo que hemos visto hasta ahora.

 



1.- ¿Quién es Fernando Grajeda y qué es Benam&Co?

Soy un guatemalteco que he tenido la gran oportunidad de vivir casi la mitad de mi vida fuera de Guatemala. Estudié parte de la universidad en Estados Unidos y completé mi carrera en Inglaterra. Inicié mi carrera profesional como consultor de los servicios financieros en Londres, luego me mudé a Barcelona y a Santiago de Chile. En medio de esta carrera profesional - que no me define en absoluto - también he tenido quiebres que me han hecho cuestionarme lo qué es importante para mi vida. Sufrí una operación de un posible cáncer testicular en el 2011 que me hizo darme cuenta que soy un mortal y que la vida puede terminar en cualquier momento. A raíz de esto decidí escribir 2 novelas porque encontré que escribir era una terapia para mi vida. En el 2013 tomé la decisión de viajar a la India para hacer servicio en el ashram de Gandhi en la ciudad de Ahmedabad. Recuerdo que al llegar al ashram había un cartel que leía: “la felicidad es cuando lo que dices, piensas y haces están en armonía”. Y ahí, en ese mismo momento supe que mi vida no estaba en armonía. Faltaba algo. Y mientras continuó mi vida después de 6 semanas en India, me fui cuestionando qué me podía hacer realmente feliz. Poco a poco fui entendiendo que yo quería crear un ecosistema donde la gente pudiera surgir como ser humano y como profesional, y así, luego de tomar un curso de zapatería en el barrio de Gràcia en Barcelona, surgió B’enam&Co.

 

B’enam&Co representa un estilo de vida más que un producto. En Guatemala hay muchos artesanos que sobreviven con su trabajo, pero tristemente el sistema económico y la coyuntura social ve este trabajo como cualquier cosa y el millón de guatemaltecos que están involucrados en la industria textil artesanal no llegan a ganar el salario mínimo. Nuestro emprendimiento busca empoderar a artistas mayas guatemaltecos creando productos hechos a mano y de alta calidad que se puedan compartir con el mundo. Esto lo hacemos mediante un modelo de Pago Justo por su trabajo y con iniciativas de capacitación técnica, organizacional y financiera para que puedan tener vidas más dignas.

 

2.- ¿Qué significa Benam?

B’enam significa viaje en la milenaria lengua kakchiquel. La idea original surge por mi pasión por viajar y conocer distintas culturas, y esto ha ido evolucionando a la creación de productos que te acompañan en tu viaje de vida. Empezamos con zapatos que empezaron a dar la vuelta por el mundo y ahora estamos creando otros productos que van a acompañar a nuestros embajadores en sus viajes del día a día. Pasamos de una temática de viajar por el mundo, a lanzar para el próximo año una nueva tendencia de acompañarte en tu viaje diario. Buscamos ser un recordatorio del arte maya guatemalteco y de la dignificación de las personas que crean productos de alta calidad que se convierten en tu compañero de viaje.

 

3.- ¿Cuándo se crea y cuál es el modelo de negocio? ¿Dónde puedo comprar productos Benam?

La marca se lanzó oficialmente el 9 de junio de 2015 en Santiago de Chile en un evento diplomático de la embajada guatemalteca en Chile y a partir de ese día tenemos a más de 120 embajadores que nos han compartido fotos de sus zapatos en más de 45 ciudades del mundo. Desde Quito, Ecuador hasta las Islas Maldivas. Actualmente nuestro modelo de negocio ha sido 100% e-commerce y boca a boca. En Estados Unidos vendemos a través de una plataforma llamada Utz Market (www.utzmarket.com) y nuestra estrategia para el 2017 es la de diversificar nuestro portafolio de producto y tener más ventas wholesale en Estados Unidos, Medio Oriente y Europa.

 

4.- ¿Cuántas personas trabajáis en Benam&Co?

Actualmente B’enam&Co tiene un equipo de 6 personas incluyéndome a mi: Bea mi esposa quien diseña y quien me tiene que aguantar todos los días; Lisa, quien lleva las operaciones de Estados Unidos y que es una máquina de ideas y de animar al equipo; Mafer, quien lleva nuestras redes sociales y confía en que Guatemala puede ser distinta con proyectos como éste; Pedro y Jessica quienes se encargan del programa de desarrollo humano del proyecto y quienes se motivan por ver cómo la vida de las personas puede mejorar. Entre todos nos encargamos del diseño de productos, marketing, relaciones públicas, gestión de redes sociales y gestión financiera. Con la comunidad de artesanos que trabajamos en la comunidad de Patzité, Nahualá en el departamento de Sololá que lidera Gerardo Tambriz y su padre Francisco Tambriz trabajamos bajo un esquema de Precio Justo (Fair Trade) que no los somete a contratos de exclusividad sino que se define en conjunto con ellos un Precio Justo por el producto que realizan. La familia Tambriz nos abrió las puertas de su casa y de su trabajo y hoy por hoy el activo más grande que tenemos en B’enam&Co es la confianza con la que trabajamos dentro de este ecosistema.

"Hoy por hoy el activo más grande que tenemos en Bena'm&Co es la confianza con la que trabajamos dentro de este ecosistema"

5.- ¿En un mundo globalizado lo artesanal está de moda?

Me encuentro con esta pregunta casi todos los días. Te puedo decir que según mi experiencia en el mundo del consumo, si existe una apreciación por lo artesanal, pero en el mundo de los inversionistas, definitivamente no.

 Creo que hay una gran oportunidad de que lo artesanal vuelva a estar de moda. Hoy por hoy la moda rápida (léase Zara, H&M, Nike, etc) son la segunda industria más dañina para el planeta, solamente después de la petrolera (fuente: The True Cost Documentary, 2015). Actualmente el consumismo en Estados Unidos y Europa se basa en los precios bajos, y la gente no se cuestiona qué hay y quiénes están detrás de los productos que compran. Hay un vacío existencial que hace que las personas compren para verse “mejor” y con esto subsanar algunos vacíos personales. Creo que en el momento que nosotros como consumidores empecemos a preguntarnos qué hay detrás de cada marca, vamos a poder apreciar mucho más el producto artesanal que busca dignificar a las personas que están detrás.

 

Mi experiencia personal en el tema de levantar capital ha sido sumamente difícil. Considero personalmente que el criterio de los inversionistas a la hora de evaluar proyectos se basa netamente en los aspectos financieros. Un poco como nuestro modelo económico mundial que mide el éxito en base a cuánto ha crecido el PIB en el año, pero no en cuántas personas han podido tener acceso a una mejor vida económicamente hablando. Igualmente, considero que los inversionistas (o por lo menos con lo que yo me he topado) no ven más allá de un retorno grande y rápido. Un proyecto como el nuestro requiere visión a mediano plazo ya que estamos invirtiendo en el desarrollo humano de las personas y esto no se da de un día a otro, ya que son personas que por años han vivido en un mundo sin oportunidades de poder acceder a un trabajo digno.

 

6.- ¿Cómo se lidera un proyecto sobre la cultura maya-guatemalteca desde Chile?

Esto no fue un problema en el principio ya que los primeros 12 meses los quise ver como “prueba y error”, pero en el momento que quise apostar con todo al proyecto, mi esposa y yo volvimos de Chile para estar en Guatemala. Llevamos ya 6 meses en Guatemala y ha sido un crecimiento exponencial el poder estar cerca de la gente, de la producción, de la esencia del proyecto.

 

Fue una apuesta el haber dejado nuestros trabajos “estables” y volver a Guatemala, pero confirmé que para que un proyecto salga adelante se tiene que dar el 100%. Si es un éxito es una cosa, pero por lo menos uno no se queda con lo que “hubiera pasado”. Pero lo más importante, es que la gente no confía (tanto colaboradores como clientes) si los que crearon y lideran el proyecto, no confía en si mismo.

 

7.- ¿Cómo te gustaría ver a Benam&Co dentro de 10 años?

Mi visión para el 2020 (antes de 10 años) es que B’enam&Co sea una marca conocida globalmente. Sueño con poder trabajar y aportar en más de una comunidad maya guatemalteca. Sueño con que cada persona que entre a B’enam&Co y salga, pueda crecer como ser humano. Sueño con ser un negocio rentable y exitoso y que cuando me pregunten cuál es la clave del éxito, yo pueda responderles que es conectar con las personas, darles oportunidad de vivir vidas dignas e involucrar a todos en un proyecto que se vea más que un negocio, como un estilo de vida. Y sueño con que nuestro modelo de negocio y sobre todo, nuestra organización humana, se replique en varias partes del mundo y se rompa con los actuales modelos de negocio de explotación y de probar quién tiene el ego más grande.

 

8.- Dejar un puesto de trabajo como consultor y adentrarse en un proyecto de estas características no tuvo que ser fácil. ¿Qué fue lo que realmente te motivó?

Lo único que no fue fácil (y todavía no es fácil) es dejar la estabilidad económica que me daba mi trabajo como consultor. Cuando uno está con aprietos económicos y está luchando por sobrevivir, la creatividad puede reducir su presencia. Sin embargo, lo que me motivó el día que dejé el trabajo, y lo que me motiva cada vez que hay algún problema, es poder ver que este proyecto está aportándome a mi como ser humano en temas de aprendizaje y sobre todo en poder conectar con una realidad rural de la cual yo era muy ignorante. Adicionalmente, porque este proyecto está permitiendo a personas en distintos puntos de Guatemala poder tener un trabajo digno.

 

Lo que me motiva es poder crear un eco sistema donde las palabras negocio, humanidad y colaboración pueden ir de la mano. Ahora me motiva crear un negocio rentable que permita que este conjunto de palabras se pueda mantener de forma sostenible. Y sobre todo, me motiva el poder demostrar que en Guatemala se puede confiar en la gente y que la gente responde cuando uno busca alcanzar un objetivo colectivo y no solamente individual.

"Ahora me motiva crear un negocio rentable y se pueda mantener de forma sostenible" 

9.- ¿Qué es el Laddership Circle?

El Laddership Circle es un grupo que se forma cada año en Estados Unidos con personas que o están pensando en emprender o que han empezado su emprendimiento, y que tienen una cosa en común: lograr crear negocios que dignifiquen a las personas. Este círculo se crea por medio de la interacción de una plataforma que se llama www.servicespace.org y que conocí durante mi tiempo en el ashram de Gandhi en India.  El valor de esta plataforma es que logra hacer que individuos alrededor del mundo que soñamos con un mundo mejor, podamos interactuar y compartir ideas, visiones, experiencias, etc. Durante mi participación de 3 meses en el Laddership Circle en 2015 aprendí la importancia de tener una relación sana con el dinero, y sobre todo, de ver que cada empresa tiene que ver con la interacción humana, y que lo importante está en hacer esta interacción un lugar de crecimiento para las personas.

 

10.- Has vivido y trabajado en España varios años. ¿Crees que las empresas deberían implicarse más en su labor social?

 Más allá de involucrarse en temas de labor social, creo que cada empresa en el mundo, y no solamente en España, debe implicarse primero en crear eco sistemas internos de relación que permitan hacer que sus propios colaboradores puedan estar en un lugar donde se les vea como seres humanos.

 

Yo personalmente estoy en contra de los programas de RSE que se utilizan como marketing para que la gente vea que “son buenos”. Los voceros más importantes de una empresa o marca son sus trabajadores. Y considero que los programas de RSE deben empezar en casa, y luego salir. Me he dado cuenta durante mi experiencia con B’enam&Co que la “donación” más importante no solamente es el dinero, sino que es el tiempo que se les da a las personas a las que uno está apoyando.

 

11.- Recientemente habéis tenido que retrasar vuestro lanzamiento en Estados Unidos. Es un obstáculo pero seguro que no ha sido el único. ¿Cuál es el mayor problema o dificultad con que os habéis encontrado?

Tuvimos que retrasar nuestro lanzamiento en Estados Unidos porque tuvimos problemas con el taller que producía nuestros zapatos. Al tomar la decisión de dejarlo todo y venir a Guatemala consideramos que el producto no era problema, al contrario, debíamos enfocarnos en mejorar la calidad, pero lo dimos por sentado. Sin embargo, este pequeño tropiezo nos hizo cuestionar nuestro camino, y decidimos empezar a tener más control del diseño y producción de nuestros productos, y fue por eso que decidimos diversificar nuestro portafolio y así poder crear productos que se hagan con más tejido que hacen nuestros artistas en Nahualá y así poder generarles más trabajos a ellos.

 

12.- ¿Un emprendedor nace o se crece?

Me gustaría decirte si es una o es otra, pero todavía me siento como un bebé como para poder responder a tu pregunta. Yo creo que lo importante es poder reconocer las fortalezas, habilidades y también debilidades que uno tiene y ser lo más responsable y consciente posible para poder decidir si uno está dispuesto a tomar el riesgo de dejarlo todo y crecer su propio proyecto.

 

También es importante identificar cuál es la verdadera motivación, ya que en los momentos más duros se prueba realmente si uno está dispuesto a seguir luchando por un propósito trascendental o no.

 

13.- Qué consejo le darías

El consejo que doy a cualquiera que esté pensando en emprender es que se cuestione e identifique por qué y para qué quiere hacer esto. Creo que es importante tener claridad de lo que nos mueve porque cuando las cosas se ponen difíciles, lo más fácil es retirarse, pero si uno tiene claridad que este emprendimiento es un proyecto de vida, entonces uno busca la forma para hacer que su visión se haga realidad.

 

Con mi coach en Londres hicimos un ejercicio una vez en el que ella me hizo hacer una visualización de lo que B’enam&Co me generaba y recuerdo que observé una sala de museo llena de fotos de productos B’enam&Co por el mundo y fotos de artesanos que habían mejorado su calidad de vida. Me observaba como un anciano que caminaba sintiéndome satisfecho por haber podido mejorar yo como persona, y por haber creado una plataforma para que otros surgieran también. Esta visualización es clave cuando las cosas se ponen difíciles ya que me ayuda a recordar que este proyecto en especial, puede ser un puente para conectar personas y sobre todo, para mejorar vidas.

 

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


También te interesa:

WORKSHOP:

¿REALMENTE NECESITO ESTE WORKSHOP?

No sólo se necesita una idea, hay que saber venderla. El qué es tan importante como el cómo. Saber venderte te ayudará a promover tu negocio, construir ventas, alcanzar una nueva posición o promover una causa. Tus habilidades en una presentación o en una conversación pueden marcar la diferencia, impactar en una audiencia y, consecuentemente, ayudar a tener éxito.

¡INFÓRMATE AQUÍ!




Escribir comentario

Comentarios: 0