¿Cómo ser un buen orador?: los 5 errores más comunes que debes evitar

Muchos consideran que hablar en público es un arte, y es verdad. Pero es un arte que todos, con más o menos práctica, podemos llegar a dominar. Durante más de 15 años he ayudado a otros compañeros a hablar en público, ya sea porque tuviesen que hacer una exposición o liderar una reunión, y he podido constatar que hay determinadas equivocaciones habituales. En este artículo he recogido los 5 errores más comunes y que, si evitáis cometerlos, os permitirán mejorar vuestras presentaciones:

 

 

 

 

 

1. No tener un mensaje claro o dar muchos mensajes a la vez

Hay veces en las que queremos decir demasiadas cosas en una misma presentación y transmitir muchos mensajes porque, el tema sobre el que versa la exposición, es muy amplio. Sin embargo, no tenemos en cuenta que el público solo se quedará con una o dos ideas clave, por lo que es especialmente importante centrarse en un mensaje principal y argumentarlo.

 

2. Hacer exposiciones demasiado largas

Exposiciones o presentaciones de una hora u hora y media son un error muy habitual. Es cierto que cuando nos invitan a hablar en un evento, son los propios organizadores quienes establecen cuánto tiempo tenemos para exponer. Sin embargo, tengamos en cuenta que la concentración habitual del ser humano no suele durar más de 20 minutos, por lo que deberíamos adecuar las presentaciones a esos minutos y así tener a nuestro público entregado y atento.

 

3. Uso abusivo de determinadas expresiones

¿No os ha pasado alguna vez que estáis en una presentación y el orador no para de decir constantemente “Vale?”, “Entonces…”, “Bueno…” ? Muchas veces no somos conscientes de que abusamos de determinadas expresiones. Por eso, es muy importante poder ser consciente  de ello y buscar alternativas que permitan tener un discurso más fluido y natural.

 

4. No tener un tono de voz adecuado

En España, se suele cometer el error habitual de hablar demasiado alto incluso cuando se están haciendo exposiciones en otros idiomas. Por eso es fundamental, tener un tono adecuado al público que nos permita expresarnos con claridad y no ahuyente a los espectadores.

 

5.- Tener un power point como lectura

Demasiada letra en una misma diapositiva o  demasiadas páginas (que hace que el orador deba pasarlas demasiado deprisa) son algunos de los errores más habituales. Lo que tenemos que conseguir es centrar la atención en nosotros y utilizar el power point sólo como una herramienta de apoyo.

 

¡Aprende a hablar en público!: infórmate aquí

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


También puedes leer:


Escribir comentario

Comentarios: 0