La declaración de renta para los autónomos

Llega una de las citas más esperadas y a la vez más temidas del año: la declaración de renta. El calendario de la Renta 2016 se extiende hasta el próximo mes de junio pero el periodo para solicitar cita previa arranca hoy 4 de mayo. España cuenta con unos 3,2 millones de autónomos registrados en el RETA, si tú eres uno de ellos también deberás hacer la declaración. Aquí te damos algunos consejos.  

 

 

 

Por Melissa Sáez, abogada especialista en ARAG

Ser autónomo implica diferencias a la hora de hacer la declaración de la renta, pero quizá la más evidente es que sólo por el hecho de serlo, estás obligado a presentarla. Excepcionalmente, el contribuyente no estará obligado a hacer la declaración en el caso de que los rendimientos de la actividad económica, junto con los del trabajo y del capital, así como de las ganancias patrimoniales sean inferiores a 1.000 euros anuales.

Por lo tanto, un autónomo no aplicará nunca el límite de 22.000 euros anuales para presentar la declaración como lo hace un trabajador por cuenta ajena.

 

Otra de las diferencias que marca la normativa para los autónomos es que aquellos que tributen por estimación directa no pueden solicitar el servicio de cita previa para poder hacer su renta con un técnico de hacienda. Cabe recordar que a partir de hoy, día 4 de mayo ya se puede solicitar cita previa aunque las citas se fijarán a partir del 11 de este mismo mes.

 

Hasta ahora, tampoco era posible solicitar el  borrador ya que lo que recibían de hacienda era simplemente los datos fiscales para que ellos mismos confeccionasen su renta a través del modelo 100 (PROGRAMA PADRE) pero esto ha cambiado. El nuevo sistema RENTA WEB ha eliminado definitivamente al PROGRAMA PADRE. Ahora, por fin, también los autónomos podrán acceder a su información fiscal online y modificar y rectificar todos sus datos para poder presentar su renta de forma más sencilla y más ágil.

 

Una de las cuestiones de gran relevancia para un autónomo es poder definir y concretar todos los gastos que están relacionados con su actividad. Hacienda conoce los ingresos y las retenciones dado que el propio autónomo ha ido informando durante el año pero no los gastos, por ello, todos aquellos que el autónomo pueda justificar y sean inherentes a la propia actividad podrán servir para minorar el rendimiento derivado de la actividad económica.

 

Los gastos más habituales de un autónomo son las compras de material para instalación del local donde se va a desarrollar la actividad, alquileres, suministros, la mercancía objeto de venta dentro de la actividad… también será deducible el sueldo y cuotas de la seguridad social de los trabajadores a cargo del autónomo. 

Son deducibles también todos los gastos relacionados con impuestos como el IBI o tasa de basuras…

Incluiremos también gastos en publicidad de la propia actividad, gastos financieros, organización de eventos relacionados…

 

Pero no siempre es tan fácil determinar si los gastos son deducibles o no. Hay algunos que pueden generar al autónomo más dudas de lo normal ya que Hacienda no admite gastos que puedan mezclarse con el aspecto personal del contribuyente. Algunos de ellos son el móvil, el vehículo, el vestuario incluso los gastos de suministro cuando la actividad se ejerce desde casa.

También puedes leer:


También puedes leer:


Escribir comentario

Comentarios: 0